Linfedema: qué es, tratamiento, causas y síntomas.

This post was originally published on this site

El 6 de marzo se celebra el Día Mundial del Linfedema. Con el objetivo de divulgar y concienciar a las personas, organizamos un nuevo Live Instagram el miércoles 2 de marzo a las 18:30h: “Cáncer de mama y calidad de vida”.

Como ya es costumbre, el Directo será moderado por Vanessa Nueda; y esta vez, además, contará con la participación de la Asociación Cáncer de Mama Metastásico, la primera asociación en Europa de pacientes con este tipo de dolencia.

El Dr. Jaume Masià, especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora y director del Servicio de Reconstrucción Mamaria Avanzada y de la Unidad de Tratamiento Integral de Linfedema de Clínica Planas, será uno de los pilares de esta charla; pero lo relevante es que este Directo propone un dialogo a tres bandas entre Vanessa, las pacientes y el doctor. La idea es intercambiar información y, sobretodo, escuchar el punto de vista de mujeres que tienen que enfrentarse a esta enfermedad día tras día.

Nos enorgullece nuestra condición de pioneros.

Es increíble que una patología como el linfedema que afecta a 300 millones de personas en todo el mundo, sea tan desconocida.

Por eso investigamos y desarrollamos la técnica T-LAR de reconstrucción específica del sistema linfático; esto significa que cuando quitamos un ganglio o varios ganglios los reconstruimos en ese mismo momento.

De hecho, en Clínica Planas somos el centro pionero en Europa. Muchos de los protocolos que nosotros hemos desarrollado, ahora se siguen en los mejores centros del mundo; Seattle, Harvard, Tokio, París han adquirido los protocolos que nosotros iniciamos con mucho trabajo, estudio e investigación.

La calidad de vida es impostergable.

Como parte de la cirugía, a muchas personas con cáncer de mama se les extirpan, al menos, dos o tres ganglios linfáticos del brazo (biopsia del ganglio linfático centinela) y, a veces, muchos más ganglios (disección de ganglios linfáticos axilares).

Si el cáncer hizo metástasis, lo más probable es que primero haya llegado a los ganglios linfáticos de la axila, debido a que estos drenan la linfa de la mama.

El cáncer metastásico implica, por lo general, estadios más avanzados de la enfermedad y suelen requerir de cirugías más agresivas; por lo que podemos concluir que la incidencia del linfedema secundario es más elevado en estas pacientes.

Si, en general, la incidencia del linfedema es del 30% en pacientes que han tenido vaciamientos axilares; en pacientes con cáncer metastásico la incidencia del linfedema es muy superior.

Se trata de emanciparse de la enfermedad

Al ser pacientes que se encuentran en un estado avanzado de metástasis, ciertos médicos o -incluso- el sistema sanitario, muchas veces concluyen que como el pronóstico de vida no es favorable, no hace falta invertir en esfuerzos y cirugías de coste elevado para intentar minimizar la alteración funcional que les provoca el linfedema; cuando, en realidad, es todo lo contrario; cualquier paciente sea metastásica o no sea, tenga pronóstico favorable o no, debe tener la máxima calidad de vida hasta el último día.

A nivel personal, el doctor Masià afirma que: “Las pacientes con cáncer metastásico y linfedema deberían estar más mimadas y cuidadas para poder favorecer la máxima calidad vida”.

¿Cuál es la diferencia entre lipedema y linfedema?

Lipedema y linfedema son son dos tipos de patologías diferentes, aunque los profesionales con poca experiencia las pueden confundir.

El lipedema es una lipodistrofía, una alteración del metabolismo lipídico; es decir, el sistema linfático funciona correctamente pero se produce un acúmulo de grasa en las extremidades que no se reduce con dieta y ejercicio, y que no sólo causa esa deformidad del contorno de la pierna, sino que -además- provoca dolor y una serie de alteraciones que son propias de esta patología.

El linfedema es diferente; O se trata de una malformación congénita del sistema linfático; o también puede ser secundario a una resección oncológica donde hay que quitar los ganglios y -como consecuencia- se altera el drenaje linfático de esa extremidad y esto cursa con un acúmulo de líquido que es parecido al lipedema, porque aumenta de volumen, pero es un líquido mucho más duro y es fluido; en cambio el lipedema es grasa.

Además, el linfedema se acompaña de los cambios propios que sufre toda alteración del sistema inmunitario de la extremidad que afecta: un volumen que aumenta progresivamente; y, al llegar a la última fase, también se acompaña de unos cambios de hipertrofia grasa que es cuando llegamos a la fase de elefantiasis -grado 3 avanzado-.

Ejercicios para prevenir el linfedema de brazo:

En general podemos afirmar que no hay ningún ejercicio milagroso; sin embargo hay varios aspectos que podemos controlar:

  1. Perder peso
  2. Movilizar el brazo siempre que podamos; en este sentido hay dos recomendaciones que podemos hacer:
    2.1 Realizar ejercicio físico muscular sin exceso de carga. Cualquier ejercicio que active la musculatura de las extremidades.
    2.2 Situar el brazo en posición antigravitatoria, es decir elevar el brazo para que pueda drenar mejor
  1. La natación es el ejercicio muy recomendable para pacientes con linfedema.

The post Linfedema: qué es, tratamiento, causas y síntomas. appeared first on Tu blog de medicina y cirugía estética – Clínica Planas.