Aumento de mamas con grasa propia

This post was originally published on this site

La satisfacción de más de 120 pacientes lo acredita. La intervención de Aumento de mamas con grasa propia se ha convertido ya en un referente de la unidad de cirugía plástica de la Clínica Planas.

Ya que estamos, y aprovechando que entro en quirófano para eliminar la grasa sobrante de mis cartucheras, ¿no podemos ponerla en el pecho para aumentarlo?” Ésta bien podría ser la pregunta del millón. La que tantas y tantas veces las pacientes habían formulado y formulan al director médico de la Clínica Planas, el Dr. Jorge Planas. La respuesta es afirmativa y revolucionaria: se puede aumentar el tamaño de la mama con grasa propia.

Sin complicaciones

Las ventajas son muchas y muy destacables. Sobre todo porque la técnica ahorra las posibles complicaciones relacionadas con las prótesis de silicona, como la contractura capsular o endurecimiento de los implantes. “Utilizando grasa de la propia paciente”, explica el Dr. Jorge Planas, “descartamos cualquier posibilidad de esta incompatibilidad”. Un riesgo que sí se presenta en el 5% de las intervenciones de aumento de mama mediante implantes de silicona.

El uso de un material autólogo como la grasa propia permite, también, olvidarse del riesgo de rotura del implante a largo plazo. Ésta es otra posible complicación de los implantes, que se da en “un 10% de los casos a 15 años de evolución”, aclara el Dr. Jorge Planas.

Fuera cicatrices

La intervención de aumento de mamas con grasa no requiere de incisiones, con lo que no quedan cicatrices visibles, ventaja que a la par la hace indolora. El tejido graso se aspira a través de una cánula unida a una jeringa especial, utilizando la presión negativa. Una vez extraído el tejido, éste se somete a un proceso de centrifugado que dura 3 minutos y que permite separar la masa en tres estratos: la sangre, el aceite procedente de células grasas que se han roto durante su extracción y la grasa pura, que es la que se utilizará.

Se aprovecha, aproximadamente, la mitad del tejido graso que se extrae”, asegura el Dr. Jorge Planas. Separada ya la grasa viva, y para garantizar que el resultado sea duradero, ésta se infiltra de forma intramuscular debajo de la glándula mamaria y subcutáneamente, mediante una incisión mínima que nada tiene que ver con la cicatriz quirúrgica.

Máxima naturalidad

Es imposible conseguir un resultado más natural al aspecto y al tacto”, destaca el doctor Jorge Planas. En efecto, el aumento de mama con grasa propia resta posibles problemas y suma soluciones. La paciente, además de ahorrarse la cicatriz y olvidarse de la posibilidad de contractura o endurecimiento , podrá conseguir un pecho de tacto y apariencia totalmente natural después, habitualmente, de una sola sesión.

No es baladí destacar la consecuencia lógica del uso de grasa propia. A la vez que se aumenta el tamaño de la mama, también se consigue una evidente mejora estética del resto de la silueta. Como explica el Dr. Jorge Planas, “la zona de dónde se extrae la grasa queda mucho mejor ya que se realiza una lipoescultura de la zona”. Se necesita, eso sí, cierto volumen de tejido graso sobrante en la zona a extraer, motivo por el cual ésta acostumbra a ser el abdomen, la cara interna de los muslos o los trocánteres (cartucheras).

Una talla

La intervención de aumento de mamas con grasa dura unas dos horas y requiere de anestesia general y de un ingreso de 24 horas en la Clínica. Está especialmente indicada para las “personas que sólo quieran aumentar una talla o bien rellenar su talla de sujetador”, explica el Dr. Jorge Planas. Ésta es la única limitación previa: el aumento sólo puede ser de una talla.

La mujer que siempre ha deseado tener más pecho pero no quiere ninguna prótesis llevaba tiempo esperando un tratamiento así”, explica el doctor Jorge Planas. El aumento de mama con grasa propia también se ha convertido ya en la mejor opción para las personas que acuden al cirujano para someterse a una lipoescultura, y quieren aprovechar la grasa sobrante no sólo para remitirla a un banco de células madre para su criopreservación opción que puede realizarse desde el pasado septiembre, gracias a la invención de esta técnica por el propio Dr. Jorge Planas; si no también para utilizarla para aumentar otras partes de su silueta que lo necesiten; como los pechos, los glúteos o el mentón.

Años de experiencia

La técnica de extracción e infiltración de grasa se usa desde hace quince años “en glúteos, mentón, pómulos o en zonas con pérdida de tejido por accidentes o tumores”, aclara el Dr. Jorge Planas. Hasta ahora no era posible aplicarla en el pecho por la posible aparición de quistes oleosos que, al calcificarse, dificultasen el diagnóstico diferencial con posibles microcalcificaciones propias de un tumor.

Con la aparición de los nuevos mamógrafos digitales y un correcto protocolo senológico, hoy en día ya se puede realizar”. En efecto, la inyección de grasa en el seno no modifica en absoluto el riesgo de cáncer de mama. En cualquier caso, y para evitar sorpresas innecesarias, es imprescindible una mamografía previa a la intervención y otra entre 9 meses y un año después, “para verificar y controlar –si se da el caso- posibles quistes oleosos, que son benignos pero que debemos tener documentados”, comenta el Dr. Jorge Planas.

The post Aumento de mamas con grasa propia appeared first on Clínica Planas Blog.