El asma en el siglo XXI y más allá

This post was originally published on this site

El pasado 1 de mayo se celebró el Día Mundial del Asma. Una oportunidad excelente para recordar esta patología respiratoria crónica que, a pesar de la aparición cada año de nuevos medicamentos, la divulgación de guías diagnósticas y terapéuticas, etc, sigue sin tener buenos resultados en cuanto a su control. Más de 300 millones de personas en todo el mundo sufren esta enfermedad, estimándose que en el año 2025 llegarán a 400 millones.

 Día Mundial del Asma

Día Mundial del Asma

En España, el coste anual medio del paciente asmático es de entre 1.533€ (SNS) y 1.726€ (sociedad médica privada). A esos costes directos, hay que sumar los indirectos por absentismo laboral, presentismo etc. Tampoco hay que ignorar que el asma también tiene mortalidad asociada: en 2015 se produjeron 430.000 muertes por asma en el mundo. Solo en España, se produjeron 1.024 muertes en 2016, y lo más preocupante es la tendencia al alza de esta cifra en los últimos años.

Existen dos grandes caballos de batalla que los especialistas tenemos de cara al abordaje de esta enfermedad:

  1. El correcto diagnóstico; es decir, existe infradiagnóstico (personas con asma no diagnosticado y, por ende, no tratado, con los riesgos que eso conlleva) y supradiagnóstico (personas que están recibiendo tratamiento para el asma de forma crónica que no necesitan).
  2. El cumplimiento terapéutico. Se estima que casi un 50 por ciento de los pacientes no sigue su medicación.

Las especialidades involucradas en el tratamiento del asma no hemos sabido enviar un mensaje claro y único respecto a su definición y forma de control. El asma es una enfermedad crónica inflamatoria de las vías respiratorias, y su tratamiento, por tanto, es crónico. Los pacientes suelen abandonar la medicación inhalada en cuanto empiezan a mejorar, pero no deben hacerlo. Es como si el paciente hipertenso o el diabético abandonará su tratamiento.

La mayoría de los casos de asma tienen una causa alérgica, pero otros no. En este contexto hay que pensar también que hasta el 15 por ciento de los asmas de aparición en el adulto pueden tener alguna relación con el medio laboral del paciente.

Durante los últimos años ha cobrado fuerza en la Medicina en general la creación de unidades multidisciplinares para el abordaje por varios especialistas de una enfermedad. Este es el caso de las Unidades de Asma que funcionan en nuestro país, acreditadas por las sociedades españolas de Alergia e Inmunología Clínica (SEAIC) y de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR). Esta acreditación otorga un reconocimiento institucional en cuanto al abordaje de la enfermedad: pruebas diagnósticas modernas y actualizadas, tratamiento personalizado del paciente, etc, y en cuanto a la calidad del personal que lo forma en los aspectos de investigación, publicaciones científicas…

Hace más de un año salieron al mercado los primeros fármacos biológicos para el tratamiento del asma, que supondrán un gran avance para su abordaje. En principio, estos tratamientos están reservados para los casos de asma más grave, pero ya veremos lo que el futuro nos deparará en esta línea.

En la Fundación Jiménez Díaz contamos desde hace un año con la Unidad Multidisciplinar de Asma acreditada por la SEPAR, con nivel de alta complejidad y grado de excelencia, y por la SEAIC, donde utilizamos las técnicas diagnósticas más punteras y los últimos tratamientos para el asma.

Y, para terminar, algunos tips:

  1. La tos persistente es el síntoma más común del asma, acompañada o no de fatiga. Si presenta tos de forma incesante durante más de un mes, consulte a un especialista.
  2. Lo anterior se aplica tanto a niños como a adultos.
  3. Si está diagnosticado de asma, cumpla su tratamiento inhalador de forma diaria y a las dosis que le indicó su especialista. Aunque usted crea que se encuentra bien, necesita el tratamiento diario, del mismo modo que una persona hipertensa o diabética necesitan el suyo.
  4. El tratamiento de mantenimiento con inhalador contiene corticoesteroides, pero se depositan de manera local en el bronquio, con lo cual los efectos secundarios son mínimos.
  5. Con cada ataque de asma se pierde función respiratoria; por ello debe cumplir su tratamiento de asma de forma diaria.